Cáncer de colon

Cáncer de colon: Descripción:

Nombres alternativos: cáncer colorrectal; Cáncer de colon.

El cáncer colorrectal es un tipo de crecimiento descontrolado de células anormales que pueden desarrollarse en el colon, el recto o ambos. Juntos, el colon y el recto forman el intestino grueso (también llamado intestino grueso). El intestino grueso transporta los restos de alimentos digeridos del intestino delgado y los elimina como desechos a través del ano.

Los tumores colorrectales comienzan como pequeños crecimientos (pólipos) en el interior del intestino grueso. Los pólipos que no se eliminan con el tiempo pueden volverse cancerosos, atravesar la pared del colon o el recto y propagarse a otras áreas.

El cáncer de colon es un tipo común de cáncer en los Estados Unidos. Es la segunda causa más común de muerte por cáncer en el país. La Sociedad Americana del Cáncer estima que cada año se diagnostican aproximadamente 145,000 nuevos casos de cáncer colorrectal, y aproximadamente 56,000 personas en los Estados Unidos mueren de esta enfermedad cada año.

La comparación de la incidencia del cáncer de colon en varios países sugiere que la sedentaridad, la sobrealimentación (es decir, la ingesta calórica alta) y quizás una dieta alta en carne (roja o procesada) podría aumentar el riesgo de cáncer colorrectal. En contraste, un peso corporal saludable, un buen estado físico y una buena nutrición disminuyen el riesgo de cáncer en general. En consecuencia, los cambios en el estilo de vida podrían disminuir el riesgo de cáncer colorrectal hasta en un 60-80%.

Se ha pensado, hasta hace poco, que un alto consumo de fibra dietética (por comer frutas, verduras, cereales y otros productos alimenticios ricos en fibra) reduce el riesgo de cáncer colorrectal y adenoma. En el estudio más grande que examinó esta teoría (88.757 sujetos seguidos durante 16 años), se ha encontrado que una dieta rica en fibra no reduce el riesgo de cáncer de colon. Un estudio de metaanálisis de 2005 respalda estos hallazgos.

La Escuela de Salud Pública de Harvard afirma: "Efectos sobre la salud de la fibra alimentaria: anunciados durante mucho tiempo como parte de una dieta saludable, la fibra parece reducir el riesgo de desarrollar diversas afecciones, como enfermedades cardíacas, diabetes, enfermedad diverticular y estreñimiento. A pesar de lo que muchos la gente puede pensar, sin embargo, que la fibra probablemente tenga poco o ningún efecto en el riesgo de cáncer de colon".

Los síntomas:

Cuando una enfermedad afecta el colon o el recto, pueden aparecer varios síntomas. Los que se enumeran a continuación son signos de advertencia de un posible problema:

  • Diarrea o estreñimiento.
  • Cambios en los hábitos intestinales.
  • Sangre en o sobre las heces (de color rojo brillante o muy oscuro).
  • Heces estrechas.
  • Malestar general del estómago (hinchazón, plenitud y/o calambres).
  • Dolores frecuentes de gas.
  • Sensación de que el intestino no se vacía por completo.
  • Pérdida de peso sin motivo conocido.
  • Anemia.
Causas y factores de riesgo:

En la mayoría de los casos de cáncer de colon o recto, la causa o las causas son desconocidas. Los defectos en los genes que normalmente protegen contra el cáncer juegan un papel importante en hacer que las células de los pólipos se propaguen continuamente y se vuelvan cancerosas. Algunos de estos casos son causados por defectos genéticos hereditarios, y estos pacientes generalmente tienen antecedentes familiares de cáncer colorrectal. La mayoría de las mutaciones genéticas involucradas en los cánceres de colon, sin embargo, parecen surgir espontáneamente (sin un historial familiar sólido) en lugar de heredarse. En tales casos, factores ambientales u otros desencadenan cambios genéticos en el intestino que conducen al cáncer.

Factores genéticos hereditarios: un pequeño porcentaje de casos de cáncer de colon se debe a factores hereditarios. Los dos síndromes de cáncer colorrectal más comunes asociados con mutaciones genéticas son la poliposis adenomatosa familiar y el cáncer colorrectal hereditario sin poliposis (HNPCC). Las pruebas genéticas pueden ayudar a detectar mutaciones asociadas con estos síndromes.

Poliposis adenomatosa familiar (FAP): la poliposis adenomatosa familiar es causada por mutaciones en un gen supresor de tumores llamado APC. Cuando el gen de la poliposis adenomatosa (APC) es normal, ayuda a suprimir el crecimiento del tumor. En su forma defectuosa, acelera el crecimiento celular que conduce a pólipos. La mutación APC puede heredarse de cualquiera de los padres. Las personas con FAP desarrollan cientos o miles de pólipos en el colon. La FAP causa menos del 1% de todos los casos de cáncer colorrectal. Sin embargo, si no se trata la FAP, prácticamente todos los que heredan esta afección desarrollan cáncer a los 45 años. Los pólipos generalmente aparecen por primera vez cuando las personas con FAP están en la mitad de su adolescencia. La FAP también aumenta los riesgos de otros tipos de cáncer, incluidos los cánceres de estómago, tiroides, páncreas, hígado e intestino delgado.

Cáncer colorrectal hereditario no polipósico (HNPCC): Hereditario cáncer colorrectal no polipósico (HNPCC), también conocido como síndrome de Lynch, representa del 3 al 5% de todos los cánceres colorrectales. Alrededor de 50 a 80% de las personas que heredan el gen anormal desarrollan cáncer de colon a la edad de 45 años. El HNPCC es causado por mutaciones en los genes MLH1, MSH2, MSH6 y PMS2. Las personas con HNPCC son propensas a otros cánceres, incluidos los cánceres de útero y ovario, así como los cánceres de intestino delgado, hígado, tracto urinario y sistema nervioso central.

Factores de riesgo: el cáncer colorrectal es el tercer cáncer más común en los EE. UU., Y los estadounidenses enfrentan una posibilidad de por vida de 5 a 6% para este cáncer. Los hombres y las mujeres tienen el mismo riesgo. Cada año, alrededor de 108,000 estadounidenses son diagnosticados con cáncer colorrectal y aproximadamente 50,000 personas mueren a causa de la enfermedad. Alrededor del 73% de los cánceres se producen en el colon y el 27% en el recto.Edad: el riesgo de cáncer colorrectal aumenta con la edad. Más del 90% de estos cánceres ocurren en personas mayores de 50 años.Raza y etnia: los afroamericanos tienen el mayor riesgo de ser diagnosticados y morir de cáncer colorrectal. Entre los caucásicos, los judíos de ascendencia de Europa del Este (Ashkenazi) tienen una tasa más alta de cáncer colorrectal. Los estadounidenses de origen asiático / isleños del Pacífico, los hispanos / latinos y los indios americanos / nativos de Alaska tienen un riesgo menor que los caucásicos.Antecedentes familiares de cáncer colorrectal: entre el 20 y el 25% de los cánceres colorrectales se presentan en personas con antecedentes familiares de la enfermedad. (El setenta y cinco por ciento de los casos se debe a otras causas). Las personas que tienen más de un pariente de primer grado (hermano o padre) con la enfermedad tienen un riesgo especialmente alto. El riesgo es aún mayor si el familiar fue diagnosticado con cáncer colorrectal antes de los 60 años.Alrededor del 5 al 10% de los pacientes con cáncer colorrectal tienen una anomalía genética hereditaria que causa la enfermedad. Los síndromes asociados con mutaciones genéticas incluyen poliposis adenomatosa familiar y cáncer colorrectal hereditario no polipósico.Factores dietéticos: Una dieta rica en carnes rojas y procesadas aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Las dietas altas en frutas y verduras parecen estar asociadas con un riesgo reducido. No está claro si el consumo de fibra afecta el riesgo de cáncer colorrectal. Tampoco está claro si existe una asociación entre el riesgo de cáncer colorrectal y las deficiencias de vitaminas como el ácido fólico, un tipo de vitamina B. Estudios recientes no han demostrado que tomar suplementos de ácido fólico reduzca el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.Alcohol y fumar: el consumo de alcohol y fumar están asociados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Los pacientes que fuman y beben también pueden ser diagnosticados con cáncer de colon a una edad más temprana que los no bebedores y no fumadores.Obesidad: la obesidad se asocia con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, especialmente en los hombres.Inactividad física: un estilo de vida sedentario aumenta el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. El ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo.Diagnóstico:Colon cancerLos cánceres de colon y recto se pueden detectar temprano usando las pruebas de detección que se analizan a continuación. Estas pruebas pueden detectar pólipos precancerosos y cánceres colorrectales en etapas lo suficientemente tempranas para una remoción y curación completas.Un médico realiza un diagnóstico de cáncer colorrectal según los resultados de varios tipos de pruebas. Estas pruebas incluyen:Biopsia: durante una colonoscopia, el médico puede extraer una muestra de tejido que se envía a un laboratorio para su análisis. Una biopsia es la única forma de diagnosticar definitivamente el cáncer de colon.Análisis de sangre: los análisis de sangre se utilizan para evaluar el recuento de glóbulos rojos y detectar anemia. La presencia de anemia sin que exista ninguna otra causa obvia, generalmente se requerirá una evaluación adicional del tracto gastrointestinal para detectar un posible cáncer. Los análisis de sangre también se usan para detectar marcadores tumorales específicos, sustancias que se liberan en la sangre de las células cancerosas. Los marcadores tumorales incluyen antígeno carcinoembrionario (CEA) y CA 19-9. Estas pruebas pueden ayudar a su médico a seguirlo en caso de recurrencia del cáncer de colon después del tratamiento. Por sí mismas, no pueden diagnosticar el cáncer y no se utilizan como prueba de detección.Pruebas de imágenes: varios tipos de pruebas de imágenes pueden ayudar a detectar la presencia de cáncer de colon o averiguar hasta qué punto se ha propagado el cáncer. Estas pruebas incluyen ecografía, radiografía de tórax, exploración por imágenes de resonancia magnética (IRM), tomografía por emisión de positrones (PET) y exploración por tomografía computarizada (TC).Las pruebas de detección incluyen:Colonoscopia: la colonoscopia le permite a un médico observar la longitud completa del intestino grueso con un colonoscopio, que se inserta en el recto y se desliza a través del intestino. Un colonoscopio es un tubo largo y flexible que tiene una cámara de video en un extremo. El médico ve imágenes del colonoscopio en un monitor de pantalla. La prueba tarda unos 30 minutos en realizarse. Si se encuentran pólipos, el médico los extirpará. Al paciente se le administra un sedante antes de la prueba, que produce un sueño cómodo "crepuscular".Para que el médico pueda realizar una colonoscopia exitosa, el colon y el recto deben estar completamente vacíos. Su médico le dará instrucciones completas sobre cómo prepararse durante los días previos a las pruebas y alimentos y líquidos específicos para evitar comer y beber. El día anterior a la prueba se le administrará una solución laxante para limpiar el colon. Muchas personas consideran que esta limpieza es más desagradable que la colonoscopia en sí.La colonoscopia es generalmente un procedimiento seguro. En casos muy raros, pueden ocurrir complicaciones como la perforación intestinal.Sigmoidoscopia flexible: la sigmoidoscopia es similar a la colonoscopia pero solo examina el recto y los dos pies inferiores del colon. (En contraste, la colonoscopia le permite al médico ver todo el colon). El procedimiento dura aproximadamente de 10 a 20 minutos y la sedación es opcional. Los procedimientos de preparación son menos exigentes que los de la colonoscopia.Enema de bario de doble contraste (DCBE): la prueba de enema de bario de doble contraste utiliza una radiografía para obtener una imagen de todo el intestino grueso. La prueba toma alrededor de 30 a 45 minutos, y no se requiere sedación. Las preparaciones son similares a las de la colonoscopia y la sigmoidoscopia. Para la prueba, se inserta sulfato de bario en el recto con un tubo pequeño y flexible. Luego, el colon se bombea con aire para ayudar a que el bario se propague a través del colon. Si se detectan pólipos en la radiografía, su médico puede recomendar que se realice una colonoscopia para una investigación y extirpación adicionales.Colonoscopia virtual: la colonoscopia virtual, también llamada colonoscopia por TC, utiliza una tomografía computarizada (TC) para tomar imágenes tridimensionales del colon. La prueba toma solo 10 minutos y no requiere sedación. (Requiere los mismos preparativos que otros procedimientos para limpiar el colon y el intestino). El aire se bombea hacia el recto a través de un pequeño tubo flexible. Luego, el paciente se desliza en un escáner de tomografía computarizada, que toma imágenes rápidas. Estudios recientes indican que la colonoscopia por TC tiene una alta tasa de precisión en la detección de adenomas y cánceres.Prueba de sangre oculta en heces (FOBT, por sus siglas en inglés): una prueba de sangre oculta en heces es una prueba para llevar a casa que utiliza muestras de heces para detectar sangre oculta (oculta) en las heces. Puede detectar pequeñas cantidades de sangre en sus heces de pólipos o un tumor, incluso cuando sus heces parecen normales. Su médico le dará un kit con instrucciones sobre cómo tomar muestras de heces y cómo prepararlas. Su médico también le informará sobre qué medicamentos y alimentos deben evitarse en los días previos a la prueba. El kit de prueba y las muestras se envían a un laboratorio y los resultados generalmente regresan en unas pocas semanas. Si se encuentra sangre en las muestras de heces, deberá realizarse una colonoscopia.Prueba inmunoquímica fecal (FIT). La prueba inmunoquímica fecal es un tipo más nuevo de prueba para llevar a casa para detectar sangre oculta (oculta). La prueba es similar a la prueba de sangre oculta en materia fecal, pero los pacientes no necesitan seguir medicamentos ni restricciones dietéticas. Al igual que con la FOBT, se recomienda una colonoscopia si se encuentra sangre en las heces.Prueba de ADN en heces: al igual que la FIT y la FOBT, la prueba de ADN en heces se realiza en el hogar y utiliza muestras fecales. En lugar de analizar la presencia de sangre, esta prueba busca anomalías en el material genético que proviene de células cancerosas o pólipos. Estos cambios genéticos se encuentran en genes como APC, K-ras y p53. Si se encuentran mutaciones en el ADN, se necesita una colonoscopia. La prueba de ADN en heces es nueva y aún no está disponible de forma generalizada. Algunas compañías de seguros pueden no cubrir sus pruebas.Tratamiento:El tratamiento para el cáncer de colon incluye cirugía, quimioterapia y radiación. Estos métodos de tratamiento pueden ser combinados.La cirugía se utiliza para el cáncer colorrectal en etapa temprana. Por lo general, el tumor se extirpa junto con parte del colon y los ganglios linfáticos cercanos. Se puede administrar quimioterapia después de la cirugía para eliminar cualquier célula cancerosa restante. También se puede administrar junto con radiación antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor. La radioterapia generalmente no se usa en el cáncer colorrectal en etapa temprana, pero se usa comúnmente para tratar el cáncer rectal en etapa temprana A menudo se combina con quimioterapia. Los ensayos clínicos están disponibles para las etapas individuales del cáncer colorrectal.Existen varios métodos para estadificar el cáncer colorrectal. El sistema más antiguo, conocido como Dukes ', clasifica cuatro etapas básicas: A, B, C y D. El sistema TMN más nuevo evalúa el tumor (T), el ganglio linfático (N) y hasta qué punto se ha propagado o metastatizado el cáncer (M ). Los resultados de la TMN se combinan para determinar la etapa del cáncer.Las etapas del cáncer de colon y las opciones de tratamiento son: Etapa 0 (carcinoma in situ).En el estadio 0, las células cancerosas están totalmente contenidas en el revestimiento interno (mucosa) del colon o recto, y aún no han invadido la pared del colon. El tratamiento del cáncer en el estadio 0 generalmente implica la extirpación quirúrgica del pólipo (polipectomía) durante la colonoscopia.Etapa I: en la etapa I, el cáncer de colon se diseminó a través de la mucosa de la pared del colon hacia las capas medias de tejido. El tratamiento para la etapa I implica la resección del tumor. El tumor se puede extirpar junto con parte del colon (colectomía).Etapa II: en la etapa IIA, el cáncer de colon se diseminó más allá de las capas medias hasta los tejidos externos del colon o recto. En el estadio IIB, el cáncer ha penetrado a través de la pared del colon o del recto hasta el tejido u órganos cercanos. El tratamiento para el cáncer en estadio II implica la resección quirúrgica. La quimioterapia después de la cirugía (quimioterapia adyuvante) más radiación se considera un tratamiento estándar para el cáncer de recto en estadio II, pero está en debate para el cáncer de colon en estadio II. Las pautas actuales recomiendan que el régimen FOLFOX (5-FU, leucovorina, oxaliplatino) se reserve para pacientes con cáncer de colon en estadio II de riesgo alto o intermedio, pero no para cáncer en estadio II de riesgo alto o medio.Etapa III: en la etapa III, los ganglios linfáticos están involucrados pero no los sitios distantes. El cáncer en estadio IIIA y IIIB se ha diseminado hasta 3 ganglios linfáticos. Estadio IIIC El cáncer de colon involucra 4 o más ganglios linfáticos. El tratamiento para el cáncer de colon en estadio III implica cirugía y quimioterapia adyuvante con el régimen FOLFOX (5-FU, leucovorina, oxaliplatino). Para los pacientes con cáncer de recto en estadio III, el tratamiento incluye quimioterapia y radiación, ya sea antes o después de la cirugía.Etapa IV:
  • El estadio IV es el cáncer metastatizado. El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos y a otros órganos del cuerpo, como el hígado o los pulmones.
  • El tratamiento para el cáncer en etapa IV a veces puede incluir cirugía. Cuando el cáncer se ha diseminado, se puede realizar una cirugía para extirpar u omitir obstrucciones en el intestino. En estas circunstancias, la cirugía se considera paliativa porque puede mejorar los síntomas pero no conduce a la curación. En algunos casos, la cirugía también puede realizarse para extirpar tumores en áreas donde el cáncer se ha diseminado, como el hígado, los ovarios o los pulmones.
  • La quimioterapia es un tratamiento estándar para el cáncer de colon metastatizado. En el cáncer colorrectal avanzado, la quimioterapia se administra directamente en las arterias del hígado cuando está involucrada o por vía intravenosa (a través de una vena) con 5-FU y leucovorina. También se puede agregar el medicamento dirigido a la terapia biológica bevacizumab. Otras opciones de quimioterapia alternativa son capecitabina o irinotecan combinados con cetuximab. La radioterapia se puede usar en lugar de la quimioterapia o en combinación con ella. Los estudios indican que la quimioterapia ofrece solo una modesta mejora en la supervivencia, pero puede ayudar a reducir los síntomas.
Cirugía con cáncer de colon: la cirugía es el tratamiento más común para todas las etapas (etapa 0: recurrente) del cáncer colorrectal. La ubicación y el tamaño del tumor determinan el tipo de procedimiento quirúrgico que se realizará. Los tipos de procedimientos incluyen una polipectomía, colectomía o colostomía.La polipectomía es la extirpación de un pólipo mediante un sigmoidoscopio o colonoscopio para localizar el crecimiento y otro instrumento quirúrgico para extirpar el pólipo. La polipectomía es suficiente para algunos pólipos benignos y algunos casos de carcinoma in situ, pero se recomienda la cirugía (es decir, la colectomía) para el verdadero cáncer de colon.La colectomía es la extirpación de parte del colon o recto (lo que sea canceroso) y una pequeña cantidad de tejido sano circundante. Las partes sanas del colon o recto se vuelven a coser. Esta parte de la cirugía se llama anastomosis. Además, durante este procedimiento, el médico extirpará los ganglios linfáticos cerca del intestino y los examinará para detectar un crecimiento canceroso.La colostomía se realiza si, una vez que se eliminan las partes del colon, el recto y el tejido, los tejidos sanos no se pueden volver a coser. En este procedimiento, parte del colon se lleva a través de una incisión en la pared abdominal y se forma en una abertura artificial (estoma) para permitir la descarga de las heces en una bolsa liviana adherida a la piel. Una colostomía puede ser temporal o permanente. En ocasiones, se necesita una colostomía temporal para permitir que el colon inferior o el recto se curen después de la cirugía. Más tarde, en una segunda cirugía, el médico vuelve a conectar las secciones sanas del colon o recto. Una colostomía permanente puede ser necesaria cuando el tumor está en el recto y, en muy pocos casos, en el colon inferior.Radioterapia: en la radioterapia (también llamada radioterapia, radioterapia, tratamiento con cobalto o irradiación), se utilizan rayos de alta energía para detener el crecimiento y la multiplicación de las células cancerosas. La radioterapia se usa a veces antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor. Más a menudo, se usa después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que pueda quedar o para aliviar el dolor.La radiación puede provenir de una máquina fuera del cuerpo (llamada radioterapia externa) o de colocar materiales radiactivos a través de tubos plásticos delgados en el área intestinal (llamada radioterapia interna).La radioterapia se puede usar en combinación con la cirugía para tratar el cáncer colorrectal en estadio II - IV. La quimioterapia o la radioterapia con cirugía se pueden usar para tratar el cáncer colorrectal recurrente. El cáncer de colon rara vez requiere radioterapia después de la cirugía; A los pacientes con cáncer de recto a menudo se les ofrece radioterapia después de la cirugía para evitar que el tumor regrese en el área donde se extirpó.Las siguientes medidas preventivas parecen reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon:Coma una dieta baja en grasa y alta en fibra (25 g por día).
  • Consumir al menos 1.000 mg de calcio al día.
  • Coma alimentos que contengan antioxidantes, como frutas cítricas y verduras de color verde oscuro y amarillo.
  • Haga ejercicio al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana.
  • Deja de fumar.
  • Limitar el consumo de alcohol. Los adultos mayores no deben consumir más de lo equivalente a una copa de vino al día.
  • Tenga pólipos y adenomas extirpados quirúrgicamente después del descubrimiento
Medicina y medicamentos:Siete medicamentos están actualmente aprobados para la quimioterapia del cáncer de colon:5-fluorouracilo (5-FU, Adrucil), que a menudo se administra en combinación con leucovorina (Wellcovorin). La leucovorina es una vitamina que ayuda a aumentar la efectividad del 5-FU.
  • Capecitabine (Xeloda).
  • Oxaliplatin (Eloxatin).
  • Irinotecan (Camptosar).
  • Bevacizumab (Avastin).
  • Cetuximab (Erbitux).
  • Panitumumab (Vectibix).
Los efectos secundarios ocurren con todos los medicamentos quimioterapéuticos. Son más graves con dosis más altas y aumentan a lo largo del tratamiento.NEGACIÓN DE RESPONSABILIDAD: esta información no debe sustituir a la búsqueda de atención médica profesional responsable.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dieta mediterránea vinculada a un menor riesgo de depresión

Dieta mediterránea vinculada a un menor riesgo de depresión

Un nuevo estudio de la Hellenic Open University en Patra, Grecia, encuentra un vínculo entre consumir productos de la dieta mediterránea y un menor riesgo de depresión. Para el estudio, un equipo de investigadores utilizó datos recibidos de miembros de guarderías para...

[WpProQuiz 1]

Featured Products

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove