Leucemia

Leucemia: Descripción

La leucemia o cáncer de la sangre se caracteriza por la producción de glóbulos blancos anormales en la médula ósea, la región interior blanda de la mayoría de los huesos. Existen varios tipos de este, categorizados de acuerdo con el tipo de glóbulos blancos más afectados por el cáncer y la agresividad de la enfermedad. Las células leucémicas pueden multiplicarse rápidamente y sobrevivir a las células sanguíneas normales.

LeukemiaLa médula ósea es el hogar de las células madre sanguíneas que producen plaquetas (responsables de ayudar a la sangre a coagularse), los glóbulos rojos (responsables del transporte de oxígeno a las regiones del cuerpo) y los glóbulos blancos (responsables de combatir las infecciones en el cuerpo ) Las células de leucemia abruman e interfieren con las células sanguíneas sanas, lo que compromete la función de las células sanguíneas y se transporta rápidamente a través del torrente sanguíneo.

Tipos más comunes de leucemia:

  • Leucemia mielógena aguda (AML):
  • osobreproducción de glóbulos blancos mieloides inmaduros (granulocitos y monocitos)
  • Mielógeno crónico (CML): acumulación anormal de glóbulos blancos mieloides.
  • Linfocítico agudo (ALL): sobreproducción de linfocitos inmaduros.
  • Leucemia linfocítica crónica (CLL): acumulación anormal de linfocitos.

La leucemia aguda progresa mucho más rápido que la enfermedad crónica. En las mutaciones agudas, genéticas en las células formadoras de sangre resultan en un exceso de células sanguíneas inmaduras e inútiles en la médula ósea y la sangre, desplazando esencialmente la producción de células sanas de la médula ósea. Como resultado, la médula no puede producir suficientes glóbulos rojos, muchos tipos de glóbulos blancos y plaquetas que coagulan la sangre, lo que deja a las personas anémicas y susceptibles a infecciones y hemorragias. En la leucemia crónica, se producen células más maduras y funcionales. Mientras que las células de leucemia crónica son más funcionales que las células de leucemia aguda, con el tiempo también saturarán e interferirán con la función de las células sanas.

En 2008, los investigadores estimaron que aproximadamente 44.070 casos de este serán diagnosticados entre adultos y niños en los Estados Unidos.

  • La leucemia es la forma más común de cáncer en los niños.
  • La CLL es la leucemia más comúnmente diagnosticada en adultos.
  • La ALL es la leucemia más común en los niños.

Los investigadores estiman que 3.040 de los 4.220 casos nuevos de ALL este año serán en niños; El 87 por ciento de los niños con LLA sobrevivirá al menos cinco años después de haber sido diagnosticado con cáncer.

Gracias a los avances médicos y tecnológicos, las tasas de supervivencia de los pacientes han mejorado dramáticamente en las últimas décadas. En general, los niños tienden a responder mejor a los tratamientos; Sin embargo, la quimioterapia y la radiación pueden tener efectos a largo plazo en la salud de los pacientes.

Síntomas:

Los síntomas generalmente se desarrollan con bastante rapidez en las leucemias agudas. La mayoría de los casos agudos se diagnostican cuando la persona visita a su proveedor de atención médica después de enfermarse. Los síntomas se desarrollan gradualmente en las leucemias crónicas y generalmente no son tan graves como en las leucemias agudas. Alrededor del 20% de las personas con enfermedades crónicas no tiene síntomas en el momento en que se diagnostica su enfermedad.

Algunos síntomas de la leucemia se deben a deficiencias de las células sanguíneas normales. Otros se deben a colecciones de sus células en tejidos y órganos. Sus células se pueden acumular en muchas partes diferentes del cuerpo, como los testículos, el cerebro, ganglios linfáticos, hígado, bazo, tracto digestivo, riñones, pulmones, ojos y piel, en efecto, prácticamente en todos los tejidos.

Los siguientes síntomas de leucemia son comunes a todos los tipos:

  • Fiebres inexplicables.
  • Infecciones frecuentes.
  • Sudores nocturnos.
  • Fatiga (sentirse cansado o lavado).
  • Pérdida de peso.
  • Sangrado o moretones fáciles.

La recolección de células leucémicas en ciertas partes del cuerpo puede causar los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza.
  • Confusión.
  • Problemas de equilibrio.
  • Visión borrosa.
  • Hinchazón dolorosa en el cuello, debajo de los brazos o en la ingle.
  • Falta de aliento.
  • Náuseas o vómitos.
  • Dolor y/o hinchazón abdominal.
  • Dolor y/o hinchazón testicular.
  • Dolor en los huesos o articulaciones.
  • Debilidad o pérdida de control muscular.
  • Convulsiones.

Es importante enfatizar que los síntomas de la leucemia son inespecíficos. Esto significa que no son exclusivos de la leucemia, sino que son comunes a varias enfermedades y afecciones. Solo un profesional médico puede distinguir la leucemia de otras afecciones que causan síntomas similares.

Causas y factores de riesgo:

La causa exacta de la leucemia es desconocida.

Al igual que con otros cánceres, fumar se considera un factor de riesgo para esto, pero muchas personas que desarrollan leucemia nunca han fumado, y muchas personas que fuman nunca lo desarrollan.

La exposición a largo plazo a productos químicos como el benceno o el formaldehído, generalmente en el lugar de trabajo, se considera un factor de riesgo para la leucemia, pero esto explica relativamente pocos casos de la enfermedad.

La exposición prolongada a la radiación es un factor de riesgo, aunque esto explica relativamente pocos casos de esto. Las dosis de radiación utilizadas para las imágenes de diagnóstico, como los rayos X y las tomografías computarizadas, no son tan prolongadas ni tan altas como las dosis necesarias para causar leucemia.

Otros factores de riesgo para la leucemia incluyen los siguientes:

Quimioterapia previa: la quimioterapia, particularmente algunos de los agentes alquilantes y los inhibidores de la topoisomerasa, que se usan para tratar ciertos tipos de cáncer, están relacionados con el desarrollo posterior de la leucemia. Es probable que el tratamiento con radiación aumente el riesgo de leucemia asociada con ciertos medicamentos de quimioterapia.

Virus de la leucemia de células T humanas 1 (HTLV-1): la infección con este virus está relacionada con la leucemia de células T humanas.

Síndromes mielodisplásicos: en este grupo inusual de trastornos sanguíneos, el resultado neto es invariablemente un proceso mielocítico agudo.

Síndrome de Down y otras enfermedades genéticas: algunas enfermedades causadas por cromosomas anormales pueden aumentar el riesgo de leucemia.

Antecedentes familiares: Tener un familiar de primer grado (padre, hermano, hermana o niño) que tiene linfocitos crónicos aumenta el riesgo de tener la enfermedad hasta 4 veces más que la de alguien que no tiene un familiar afectado.

Diagnóstico:

Para identificar la leucemia, un paciente deberá someterse a análisis de sangre y células de la médula ósea que brinden información sobre los recuentos sanguíneos totales y cualquier anormalidad genética reflejada en la sangre y la médula ósea. Estas anomalías genéticas pueden incluir la translocación cromosómica (el intercambio de ADN entre diferentes cromosomas) o la posesión de cromosomas adicionales. Las pruebas de imagen se utilizan para identificar el daño causado por la leucemia y para identificar si el cáncer se ha diseminado a otras regiones del cuerpo (metástasis).

Según la cantidad, el tipo y las características de las células anormales encontradas en las pruebas de sangre y médula ósea, se diagnosticará leucemia. El tipo de leucemia influirá en el tratamiento que recibirá un paciente.

Pruebas y exámenes: debido a que los síntomas de la leucemia son inespecíficos y las causas no están claramente definidas, el proveedor de atención médica llevará a cabo entrevistas exhaustivas y todas las pruebas apropiadas para identificar la causa subyacente.

El proveedor de cuidado de la salud le hará muchas preguntas sobre los síntomas, la situación médica actual, los medicamentos, la historia médica y quirúrgica, los antecedentes familiares, el historial laboral y los hábitos y el estilo de vida.

El examen físico incluye una evaluación exhaustiva de todos los síntomas, no solo de los ganglios linfáticos y/o posibles agrandamientos del hígado y el bazo.

Análisis de sangre: se extrae sangre de una vena para controlar el recuento de células sanguíneas. En la mayoría de los casos de leucemia, el recuento de glóbulos blancos es muy alto (aunque no es raro que el recuento de glóbulos blancos sea normal en muchas de las leucemias linfocíticas agudas infantiles) y los recuentos de plaquetas y glóbulos rojos son bajos. Esto hace que el proveedor de atención médica considere la leucemia como el diagnóstico. Se realizan otras pruebas para controlar las funciones hepáticas y renales y la posible presencia de células leucémicas en el líquido cefalorraquídeo.

Biopsia: debido a que otras condiciones pueden dar lugar a conteos de glóbulos blancos atípicos, la única forma de confirmar el diagnóstico de leucemia es a través de un aspirado y una biopsia de la médula ósea.

Una biopsia significa tomar una pequeña muestra del tejido relevante para verificar si hay células anormales. En la leucemia, se debe tomar y examinar una biopsia de la médula ósea.

Este procedimiento generalmente se realiza en el consultorio médico, generalmente por un especialista entrenado en el tratamiento de trastornos sanguíneos, es decir, un hematólogo o un hematólogo-oncólogo. El procedimiento es breve (menos de unos minutos) y va precedido de una inyección local para aliviar el dolor.

Se toman muestras tanto de líquido (aspirado) como de médula ósea sólida (biopsia), generalmente de un hueso de la cadera. La médula ósea se examina bajo un microscopio, donde la presencia de células leucémicas confirma el diagnóstico sospechado.

Estudios genéticos: los cromosomas de las células anormales se examinan para detectar irregularidades. Esto ayuda a clasificar los diversos tipos de leucemia.

Punción lumbar (punción raquídea): debido a que la recolección de células leucémicas en el sistema nervioso central puede afectar los procesos mentales, es extremadamente importante saber si los fluidos que rodean el cerebro y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo) se ven afectados.

Este procedimiento se conoce como punción lumbar o punción lumbar y generalmente lo realiza el especialista en sangre de la oficina. Después del procedimiento, la persona debe permanecer acostada durante 1-2 horas.

Se extrae una pequeña cantidad del líquido del área alrededor de la médula espinal al insertar una aguja hueca en la parte posterior a la altura del nivel de la cintura. La aguja se inserta entre los huesos de la columna vertebral después de una pequeña inyección en la piel sobre el sitio de inyección para minimizar la incomodidad. El líquido se examina para detectar la presencia de células de leucemia.

Escisión del ganglio linfático: si los ganglios linfáticos están agrandados, un ganglio puede requerir una biopsia si la médula ósea es difícil de interpretar por algún motivo oscuro. Esto es extremadamente raro.

Radiografía de tórax: con frecuencia, se toma una radiografía de tórax para detectar signos de infección o afectación de los ganglios linfáticos por la leucemia.

Estadificación: la estadificación es la forma en que se clasifican los cánceres. La estadificación indica el tamaño o la extensión del cáncer, el grado en que otras partes del cuerpo se ven afectadas y otros detalles importantes. En general, las leucemias se clasifican en lugar de estadificarse para determinar la terapia más apropiada.

Todas las leucemias se clasifican de acuerdo con sus genotipos, o sus disposiciones cromosómicas únicas, lo que también permite a los médicos determinar los factores de riesgo.

Además, la leucemia mielógena crónica se clasifica por fase. Las 3 fases son fase crónica, fase acelerada y fase blástica (o "crisis blástica") y se definen por la cantidad de blastos (células leucémicas) en la sangre y la médula ósea.

La leucemia linfocítica crónica se clasifica por 2 sistemas de estadificación diferentes, ambos basados en las partes del cuerpo afectadas por la leucemia.

Tratamiento:

Cirugía: debido a que la leucemia se propaga rápidamente por todo el cuerpo y no forma tumores, la cirugía tiene un papel limitado en el tratamiento. Sin embargo, el bazo se puede quitar si está agrandado.

Quimioterapia: la quimioterapia, el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas, es el tratamiento principal de la misma. Los medicamentos contra el cáncer se pueden tomar por vía venosa, muscular, líquido cefalorraquídeo (LCR) o por la boca.

Aunque las técnicas de quimioterapia eliminan las células cancerígenas, muchas células sanas normales que se dividen rápidamente también mueren a causa de estos tratamientos. La muerte de células sanas causa efectos secundarios indeseables para pacientes con cáncer, como pérdida de cabello, llagas en la boca, náuseas, reducción de la resistencia a las infecciones, hematomas y más. Para disminuir los efectos secundarios dañinos causados por la quimioterapia, los investigadores están trabajando para desarrollar formas de adaptar medicamentos contra el cáncer que se dirijan específicamente a las células cancerosas e interfieran con los procesos químicos que promueven el crecimiento del cáncer.

El objetivo de la quimioterapia es destruir las células leucémicas y ayudar a que los recuentos sanguíneos vuelvan a la normalidad. Hay una variedad de medicamentos contra el cáncer que se usan solos o en combinación para tratarlo.

Radiación: la radioterapia combate el cáncer al dañar las células cancerosas con una poderosa explosión de energía. Mientras que los investigadores dirigen la radiación a las células cancerosas, no pueden aislarse por completo y la radiación con frecuencia mata las células normales y sanas del cuerpo.

La radioterapia se usa con mayor frecuencia para alcanzar altos porcentajes de células leucémicas reunidas en regiones específicas del cuerpo, como el cerebro o el líquido cefalorraquídeo. Algunos pacientes con leucemia reciben radiación de todo el cuerpo para ayudar a destruir las células leucémicas, pero esto es solo en preparación para el trasplante de médula ósea o de células madre sanguíneas.

Trasplante de médula ósea o de células sanguíneas: muchos pacientes con leucemia sufren los efectos secundarios de la pérdida de células sanas además de las células de leucemia de la quimioterapia y la radiación. Para ayudar a un paciente a soportar altas dosis de quimioterapia y radiación, las células madre sanas y la médula ósea se pueden trasplantar a un paciente con leucemia. Un tratamiento con células madre y / o médula ósea ayudará al paciente a generar células sanguíneas nuevas y saludables.

Los trasplantes de médula ósea y células madre siguen siendo muy nuevos y costosos.

A medida que los investigadores continúan comprendiendo mejor los eventos moleculares que conducen a ella, continúan trabajando hacia medicamentos específicos que detendrán la progresión de la enfermedad. El desarrollo de nuevos fármacos y combinaciones de fármacos que se dirigen a proteínas particulares que se encuentran en las células leucémicas sigue siendo un área importante de investigación y descubrimiento.

Los investigadores también continúan trabajando para mejorar otros tratamientos de leucemia. En junio de 2007, los científicos informaron que un medicamento ya probado como seguro en humanos podría ayudar a aumentar el número de células madre productoras de sangre, lo que podría ayudar a mejorar la efectividad de los trasplantes de células madre.

Los investigadores también continúan trabajando para mejorar otros tratamientos de leucemia. En junio de 2007, los científicos informaron que un medicamento ya probado como seguro en humanos podría ayudar a aumentar el número de células madre productoras de sangre, lo que podría ayudar a mejorar la efectividad de los trasplantes de células madre. Con el fin de proteger a los adultos sobrevivientes de la leucemia infantil de la enfermedad en el futuro, la atención médica especial debe centrarse en la forma en que los niños son tratados y seguidos. La promoción de estilos de vida saludables en adultos sobrevivientes podría ayudar a minimizar las complicaciones.

Otra terapia: aunque las terapias alternativas, como los suplementos, las hierbas y las terapias corporales, no se recomiendan como un reemplazo para el tratamiento médico en ella, se pueden considerar terapias complementarias.

Las siguientes terapias tienen proponentes, pero no hay evidencia científica de beneficio inequívoco:

  • Acupuntura.
  • Coenzima Q10.
  • Polisacárido K.

Las terapias alternativas o complementarias deben discutirse con el especialista en tratamiento. Estas terapias no se ofrecen junto con la quimioterapia para la leucemia debido a la falta de datos definitivos.

Medicina y medicamentos:

Se usan medicamentos de quimioterapia comunes para el tratamiento de cada tipo de leucemia:

ALL:

  • Prednisona.
  • Vincristine (Oncovin®).
  • Cyclophosphamide (Cytoxan).
  • L-asparaginase (Elspar®).
  • Daunorubicin (Cerubidine®).
  • Methotrexate (Trexall).

AML:

  • Daunorubicin (Cerubidine®).
  • Cytarabine (Cytosaur ®).
  • Idarubicin (Zavedos®).
  • Etoposide (Etopophos®, Vepesid®).
  • Mitoxantrone (Novantrone).

CML:

  • Hydroxyurea (Hydrea®).
  • Busulfan (Myleran®).
  • CLL.
  • Fludarabine (Fludara®).
  • Chlorambucil (Leukeran®).
  • Cyclophosphamide (Cytoxan).

Medicamentos adicionales usados en combinación con quimioterapia:

  • Imatinib mesylate (Gleevec®).

Anticuerpos monoclonales: proteínas diseñadas específicamente para unirse y promover la muerte de las células leucémicas.

Además de los medicamentos de quimioterapia, los pacientes también pueden tomar medicamentos para reducir los efectos secundarios de la quimioterapia, antibióticos para proteger contra las infecciones y transfusiones de sangre para ayudar a reponer los bajos niveles de los recuentos sanguíneos.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Esta información no debe sustituir el buscar atención médica profesional y responsable.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cart Preview

[WpProQuiz 1]

Featured Products

El ejercicio puede servir como antidepresivo

Un nuevo estudio de casi 18,000 participantes halló que aquellos con una buena condición física a mediana edad tenían significativamente menos probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardíaca en etapas posteriores de la vida, incluso si se les diagnosticaba...

leer más

El calentamiento puede enfriar el rendimiento

Se espera que los ejercicios de calentamiento aumenten la temperatura corporal y el flujo sanguíneo para que los músculos y las articulaciones circundantes sean más receptivos y se preparen para la actividad física. Aunque hay un elemento neurológico para los...

leer más

Cómo elegir el deporte adecuado para usted

Todos sabemos que hacer deporte es muy importante, tanto para la salud como para un cuerpo hermoso. Pero en el momento en que decidimos finalmente tomar el camino, nos enfrentamos con la pregunta: ¿qué tipo de deporte es el adecuado para mí? Entonces, comencemos con...

leer más