Viajar en avión es la forma más rápida de propagación de enfermedades infecciosas

Un estudio nuevo, conducido por los investigadores de la universidad de estado de Arizona, los EEUU, encuentra que viajar en avión es la manera más rápida para que las enfermedades infecciosas se separen. La velocidad de dispersión depende de factores tales como el tamaño del lugar y el método de abordaje.Infectious Diseases

 

Los investigadores crearon un modelo simulando la propagación de la infección por Ebola. El modelo puede predecir cuántos pasajeros recibirían una infección después de usar uno de los diferentes métodos de abordaje. También evalúa la influencia de tales factores como los métodos de desembarque y el tamaño del plano.

 

En su estudio, los investigadores señalan: “Las opciones más seguras incluyen el método aleatorio de dos secciones, en el que el plano se divide en dos secciones longitudinales y los pasajeros abordan aleatoriamente dentro de esas secciones”.

La sangre de los dragones de Komodo puede ayudar a combatir las infecciones mortales

Recientemente, un equipo de científicos de la Universidad George Mason ha encontrado que fragmentos de proteínas en la sangre de los dragones de Komodo tienen propiedades antimicrobianas que les ayudan a resistir las bacterias tóxicas.
Los investigadores descubrieron cómo estos lagartos se volvieron resistentes a infecciones mortales en sus bocas.komodo dragons' blood fights deadly infections

El científico tomó sangre de los dragones de Komodo y analizó para averiguar si podían rastrear los péptidos antimicrobianos catiónicos (CAMPs), los fragmentos de proteínas que funcionan como una parte esencial de nuestro sistema inmune innato.

Los investigadores esperan que futuros estudios de estos péptidos podrían conducir a nuevos medicamentos antibióticos que pueden combatir las superbacterias mortales.
Ellos escribieron en su papel: “Los esfuerzos futuros se centrarán en determinar si los péptidos son constitutivamente producidos o el resultado de la detección del patógeno, así como si este fenómeno se limita a los dragones de Komodo o si ocurre en otras especies, incluyendo seres humanos.”